Saltar al contenido

Piscinas Desmontables de Acero

piscinas desmontables de acero

Las piscinas desmontables de acero son la vía rápida de obtener una piscina de calidad y con el aspecto que tu quieras. Este tipo de piscinas están diseñadas para montarlas sobre suelo, enterradas o semienterradas. Por lo que puedes convertir tu piscina desmontable de acero en una piscina enterrada limpia y económica.

Si quieres disfrutar con tu familia de esos días de sol en una buena piscina, las piscinas de acero son un seguro de vida. La podrás adaptar a tu antojo, del tamaño y aspecto que tu quieras. Para disfrutarla como una auténtica piscina de obra.

Aquí tienes piscinas desmontables de acero que podrían interesarte

Ver más OFERTAS

¿Como escoger la piscina desmontable de acero ideal?

Si ya has pensado en instalarte una piscina desmontable en tu jardín, ahora debes saber cual es la ideal para ti. Hay varios factores a tener en cuenta antes de comprarte una piscina.

  1. De que presupuesto dispones para comprarte la piscina
  2. Cuál es la superficie que dispones para colocar la piscina
  3. El terreno donde vas a poner la piscina

Las piscinas desmontables de acero y de madera son más caras que las hinchables. Si estás interesado en una piscina de acero, es porque partes de un buen presupuesto para adquirirla. Aún así, hay un buen abanico de precios de piscinas que se adaptará a lo que pretendas gastarte.

Al mismo tiempo puedes encontrarte piscinas desmontables de acero de todos los tamaños y formas. Desde grandes piscinas rectangulares o cuadradas, hasta piscinas pentagonales de menor tamaño.

Y por último el terreno donde pretendes colocar la piscina. Si el terreno es plano no tendrás ningún problema en escoger una piscina u otra. Sin embargo, si tiene un poco de pendiente siempre se recomienda elegir una semi-enterrada o enterrada.

¿Que ventajas tienen estas piscinas de acero?

piscina desmontable de acero blanca

Entre la gran variedad de piscinas que podemos encontrar a día de hoy, quizás estas piscinas desmontables de acero sean las más demandadas y utilizadas del mercado. Hace años eran unos pocos los que podían tener este tipo de piscinas. Hoy en día, gracias a la gran variedad que hay, están al alcance de cualquiera.

Una de las mayores ventajas que tenemos con las piscinas de acero son su gran adaptabilidad para su instalación. Pueden instalarse en cualquier tipo de terreno, incluso en aquellos con pendiente sin necesidad de realizar obra. Estas piscinas cuentan con todo lo necesario para colocarse desde el mismo momento de su compra.

Por otra parte, tenemos la gran resistencia y durabilidad de estas piscinas. Están compuestas por resistentes paneles de acero, absolutamente lisos y sin ondulaciones. Además evitan la corrosión, lo que permitirá que la piscina tenga mayor durabilidad y vida útil.

Otro factor importante, es su rápida instalación. Son piscinas preparadas para su montaje inmediato, por lo que en unas horas estará montada y lista para su uso.

También tenemos el precio, las piscinas desmontables de acero son mucho más económicas que las piscinas de obra. Evidentemente, podemos encontrar muchas piscinas de acero de distintos precios, pero comparadas con piscinas de obra o de madera, son más baratas.

Otro punto importante es la gran variedad de tamaños a elegir. Hoy en día encontramos piscinas de todos los tamaños y formas. Por lo que podremos encontrar la piscina que responda perfectamente a nuestros gustos y necesidades.

Y por último, la limpieza de estas piscinas es otro detalle a tener en cuenta. Muy fáciles de limpiar y además con materiales ecológicos.

Como limpiar estas piscinas desmontables de acero

Como bien su nombre indica, son piscinas desmontables, por lo que mucha gente solo la montará y desmontará en época de buen tiempo. Para ello resultará imprescindible saber como limpiar la piscina después del primer montaje, antes de desmontarla y en el periodo de su uso.

Por lo que a continuación te vamos a mostrar diferentes formas de mantener tu piscina limpia para que puedas disfrutar de ella al máximo.

piscinas desmontales de acero limpieza

  • Un buen forma de limpieza es el sistema de filtrado. En estos sistemas, los filtros suelen ser de arena, material que permite retener bien las partículas depurando perfectamente el agua. Si tienes pensado utilizar la piscina durante largos periodos de tiempo, es imprescindible tener un buen sistema de filtrado para no estar cambiando el agua constantemente.
  • Otro aspecto fundamental es la desinfección del agua para mantener el agua limpia y transparente. Existen varios productos que te ayudarán a mantener el agua cristalina.

El Cloro. Tenemos cloro de varias tipos, cloro líquido para piscinas, cloro en pastillas o cloro en polvo. La función es la misma, aunque unos actúan con más rapidez que otros. Un aspecto importante, es que el cloro no entre en contacto con las paredes de la piscina, ya que podría dañarlas.

La Sal. Con el tiempo cada vez se utiliza más este mineral para desinfectar el agua de la piscina. Se recomienda utilizar 5 gramos de sal por cada litro de agua. Tenemos las máquinas de electrólisis salina, que facilitan mucho esta tarea.

Oxígeno activo. El oxígeno activo para piscinas actúa sobre los restos orgánicos del agua y acaba con ellos de forma ecológica. El mejor momento para aplicarlo es cuando desaparece el sol, ya que se evapora fácilmente. Lo tenemos tanto líquido como en pastillas.

  • Otros productos buenos son los alguicidas y flucolantes para piscinas. Los alguicidas ayudan a prevenir la aparición de algas y acaban enseguida con ellas. El floculante sirve para solucionar el problema de que el agua esté turbia. Actúa perfectamente sobre la suciedad, haciendo que las partículas ganen en voluminosidad. De este modo, será más sencillo que lo atrape el filtro.Ambos productos serán muy útiles en la etapa de baño, ya que combinadas con el cloro o la sal, tienen grandes efectos que te ayudarán a mantener lapiscina en perfectas condiciones.Por otra parte, si tienes pensado dejar la piscina montada y llena de agua durante todo el año, será conveniente taparla con una lona para piscinas desmontables cuando no se utilice. Así evitarás que el agua se ensucie demasiado, y podrás aprovecharla cuando empiece el buen tiempo. También será necesario tratar la piscina durante el invierno con productos concentrados que contengan floculantes y alguicidas.

Y como no, cuando se acaba el buen tiempo puedes ahorrar espacio guardando tu piscina desmontable. En este caso, será imprescindible una buena limpieza de cada parte de la piscina, para que quede libre de suciedad y bien seca antes de guardarla.

Una vez vacía, se puede utilizar un detergente neutro para lavar bien toda la piscina. Con la ayuda de un estropajo o un cepillo, siempre asegurándose de que no dañará el material de la piscina. Después se aclarará y se vaciará el agua residual que haya quedado tras esto. A continuación, está la opción de secarla bien con un trapo o de esperar que el agua se evapore de forma natural. Entonces se podrá desmontarla y guardarla para cuando se quiera volver a montar.